Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Archive for mayo, 2014

Complicaciones en una resolución de una fractura de fémur en un perro de raza Pomerania.

A veces la resolución de una fractura no va como queremos y podemos tener complicaciones. Es el caso del siguiente perrito, un pomerania de 3 kg que se fractura el fémur. Es operado en otro centro en donde le ponen una placa con tornillos, y a los dos días aparece con la pata sin apoyar.
Nos le traen a nosotros y tomamos la siguiente radiografía.

antes

Es evidente que la placa que le han puesto es, a todas luces, muy corta y además con los tornillos mal centrados y posicionados, lo que ha hecho que el perro al apoyar, se lo cargue todo.

Para reparar esta complicación, le operamos nosotros por primera vez y utilizamos una placa de elongación de ocho tornillos de 2 mm. Utilizamos este tipo de placa, ya que el foco de la fractura está roto en diferentes fragmentos debido a los tornillos que había previamente.
Además, utilizamos un injerto de hueso de cadera para acelerar la consolidación del hueso.

1

En esta imagen vemos la placa ya colocada junto con el injerto de hueso. Todo Ok.

post ap

Y aquí vemos la radiografía inmediatamente postquirúrgica,con una placa de tamaño correcto para el hueso.

Todo marcha estupendamente hasta que al mes, vuelven a venir con el perro otra vez sin apoyar la pata, le hacemos una radiografía y vemos que el perro ha roto todos los tornillos distales, por lo visto, nos confiesan que el perro no ha guardado el reposo recomendado y hacía vida normal a los 2 días de operar, corriendo y saltando.

revisión fractura fémur pomerania2

Volvemos a operar, y lo que hacemos es utilizar la misma placa, ya que los tornillos proximales nos sirven perfectamente, y moverla un poquito hacia distal para poner otros tornillos, con la excepción de que el último de todos, lo ponemos de 2.7mm en vez de 2mm, para que no nos vuelva a pasar la rotura de la cabeza de los tornillos.

1

1.5

2

3

Podemos ver el perno de los tornillos que han quedado insertado dentro del hueso, y que no se pueden sacar por no tener donde agarrarlos.

Estas complicaciones pasan porque son perros con los huesos muy largos pero muy finos, en los que no se pueden poner tornillos demasiado gruesos, y la fuerza de palanca que ejercen al hacer el bruto es muy alta, con lo cual, pueden provocar la rotura de los tornillos.

La recuperación ahora está siendo muy buena y esperamos que se solucione definitivamente, aunque hay que ser cautos, ya que después de tres cirugías, puede tardar más en consolidar el hueso.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →