Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Archive for junio, 2014

Luxación de rótula con condromalacia en un Bulldog Francés.

En esta entrada, me gustaría tratar de hacer entender, porqué es importante diagnosticar y tratar pronto una luxación de rótula. Ya que se trata de una patología que tiende a ser infravalorada por muchos propietarios y veterinarios, que lo ven como una forma “graciosa” de caminar.
Explicar que, en la mayoría de los casos, la luxación de rótula es la consecuencia de una mala alineación del mecanismo del cuadriceps, que se va a insertar en la cresta tibial, y ésta se encuentra un poco desplazada hacia medial, y como consecuencia, la rótula no discurre por el surco rotuliano del fémur,como debe ser. Existen cuatro grados, en función de la gravedad de la luxación, y a partir del grado dos, se debe recomendar la cirugía de reducción de la rótula , ya que si no, podemos tener consecuencias a medio largo plazo en esa articulación.

El caso que nos ocupa es un Bulldog Francés de tres años(como no), con una cojera desde hace bastante tiempo, que no responde a antiinflamatorios. En la exploración no existe una gran evidencia de luxación de la rótula, pero sí que hay mucho dolor a la manipulación de la misma.
Abrimos la articulación por lateral, y lo primero que vemos es la presencia de numerosos osteofitos en el labio troclear lateral, y un aplanamiento del surco troclear. Ya que, como la rótula no va por donde debe, no se “fabrica” su propio surco como debe ser, los osteofitos son consecuencia de una luxación crónica.

1

Revisamos el ligamento cruzado, que en este caso está correcto, no vaya a ser que además tengamos otro problema.

2

Siempre miramos la rótula por su cara articular, y en este perro se ve que existe un desgaste excesivo debido a las continuas luxaciones.

3

Pero lo que más nos sorprende es cuando miramos el labio troclear medial, en el que vemos una gran “llaga” o desgaste articular, debido a que la rótula se encontraba en esa posición cuando estaba luxada, provocando una condromalacia en el cartílago artícular. Esto es lo que produce tanto dolor en este perro, y es por lo que hay que intentar intervenir pronto a estos animales para que no lleguen a este punto.

4

Hacemos una surcoplastia en cuña para profundizar el surco troclear y que la rótula discurra por donde debe.

5

Pero lo más importante es hacer una buen traslocación de la cresta tibial, es decir, cortar la inserción del ligamento rotuliano en la tibia y desplazarla hacia lateral, para evitar que la rótula vuelva hacia medial. Además, hacemos una buena imbricación de la cápsula articular por lateral, para que quede más tensa y reforzada, utilizando puntos de Nylon.

6

Aquí se puede ver el desplazamiento logrado, fijado con dos agujas, procuramos no cortar toda la cresta, sino que dejamos la parte final insertada para que el hueso suelde mejor.

7

Para poder hacer un buen desplazamiento hacia lateral, nos vemos obligados a hacer una artrotomía medial, es decir, abrimos la cápsula por medial, para liberar las tensiones y fuerzas musculares que tiran de la rótula hacia donde no queremos. Esta artrotomía la cerramos sólo parcialmente, para que no vuelva a tener tensión hacia dentro

8

Por último, cerramos todo por capas y hacemos radiografías, en esta vista se puede ver el corte de la cresta tibial fijado con las dos agujas.

9

En este caso la evolución está siendo muy buena, ya que, a pesar del desgaste articular en diferentes puntos de la articulación, al no tratarse de zonas de carga directa de peso, habiendo re colocado la luxación, conseguimos una gran funcionalidad y le aliviamos el dolor para que tenga una vida normal.

Dr. Felipe de Frutos
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Cirugía de paladar elongado en un bulldog francés

Hoy presentamos la manera que tenemos nosotros de resolver el llamado síndrome del perro braquicefálico. Es una patología que generalmente suele darse en perros de raza Bulldog o similares, consistente en una elongación o alargamiento del paladar blando que se introduce en la tráquea, una estenosis de las narinas, y algunas veces, la eversión de sáculos laríngeos o alguna patología menos frecuente.

Nosotros lo que hacemos es, primero, posicionar al perro con la boca lo más abierta posible en decúbito esternal y, ayudados con unas pinzas de Allis, pinzamos la parte del paladar que está colgante, y calculamos cuanto tenemos que cortar. En la siguiente foto se ve muy bien el trozo de “carne” que sobra, y se ve como entra el tubo endotraqueal, pero no se ve la tráquea. Con lo que te das cuenta de la gravedad del problema, el perro no puede respirar porque tiene todo ese trozo de paladar obstruyendo la tráquea.

1

Lo segundo, y aquí llega nuestra variante, utilizamos unas tijeras de corte bipolar, para ir cortando y, al mismo tiempo, cauterizando y sellando, el trozo de paladar que sobra. De esta forma, el sangrado es mínimo, apenas hay inflamación, y hacemos la cirugía mucho más rápida.

2

En esta foto se puede ver el resultado final, con el tubo entrando perfectamente en la tráquea, de esta forma hemos dejado la vía aérea despejada y el perro puede respirar perfectamente.

3

Lo último, hacemos los agujeros de las narinas un poco más grandes, con la técnica de resección en cuña tradicional, así el perro puede inspirar aire con mayor facilidad.

4

Lo mejor de este procedimiento, es la calidad de vida que ganan estos animales, generalmente los propietarios están muy contentos y satisfechos, porque así el perro puede hacer una vida normal y sin riesgos de muerte súbita.

La misma tarde de la cirugía se van para casa caminando y con una mejoría evidente.

Dr. Felipe de Frutos
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →