Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Archive for agosto, 2014

fractura de cúbito y radio distal, conminuta y articular.

Si hubiera que mostrar en una imagen lo que es una fractura de radio distal, la siguiente podría ser un ejemplo de lo que sería la fractura más distal posible, si además le incluimos que tiene varios fragmentos, es decir, conminuta, y además articular, estamos frente a todo un reto de resolución de una fractura.

JARAPOST001

JARAPOST002

Se trata de una perra de raza braco de unos 22 kg, que han encontrado los dueños con la pata colgando, no saben lo que le ha pasado, pero da la sensación de que se puede haber quedado enganchada en algún sitio y al tirar se ha hecho el destrozo.

Vistas las radiografías, planeamos poner un implante que permita resolverlo todo en una sola cirugía, y para eso usamos una placa trébol, que nos permite poner dos tornillos en paralelo en la zona más distal del radio, previamente, hemos insertado una aguja cruzada para reducir de manera temporal la fractura y poder trabajar con más comodidad.

20130615_192611

20130615_192619

Acabamos la cirugía poniendo todos los tornillos de la placa menos el del medio, ya que cae en plena línea de fractura, la aguja la dejamos para dar más estabilidad y cerramos por planos antes de hacer radiografías.

JARAPOST003

JARAPOST004

En las radiografías se observa que la reducción es bastante aceptable y la estabilidad bastante buena, ponemos un vendaje durante dos semanas para evitar que la perra haga el bruto los primeros días y esperamos que no haya complicaciones, ya que si no, habría que reoperar, y probablemente hacer una artrodesis.

A los dos meses viene a revisión y vemos que la placa ha aguantado en su sitio, el hueso está soldando perfectamente y la articulación parece sana y sin artrosis, aprovechamos para retirar la aguja que le produce alguna molestia y le damos el alta para que pueda volver a hacer vida normal otra vez.

JARA2 meses

JARA2meses

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Extracción de un tumor abdominal benigno de 3.5 kg en una perra.

Hay veces que nuestros pacientes no dejan de sorprendernos, este es el caso de una perra de raza mestiza de caza, de 16 años, no esterilizada, a la que han visto que últimamente le está creciendo “un poco” la tripa.
En la exploración se palpa un abdomen muy duro, en las radiografías de tórax no vemos nada relevante y la analítica es bastante normal, tan solo algo de anemia.
Le hacemos una ecografía y vemos una gran masa que ocupa casi todo el abdomen y que no parece ligada a ningún órgano, y otra masa algo más pequeña, ligada al útero.
Le planteamos al propietario realizar una laparotomía exploratoria con la intención de retirar las dos masas y nos encontramos con lo siguiente, voy paso a paso.

Primero, aquí podéis ver a la perrita ya sedada, de unos 19 kg, con el abdomen muy dilatado, antes de operar.

1

A continuación, abrimos el abdomen y nos encontramos la primera masa, la más grande, que no está ligada a ningún órgano, pero que tiene adherencias al colon, con lo que habrá que tener cuidado a la hora de extraerla, para no provocar problemas en ése órgano.

2

3

La masa se encontraba encapsulada por lo que parece omento, utilizamos nuestras tijeras de corte bipolar para limitar el sangrado y sacamos a la masa de esa cápsula, lo que nos va a facilitar la retirada del tumor.

4

Tenemos que tener cuidado de ligar y cauterizar algunos vasos de gran calibre que nutren al tumor, como los que se ven en la imagen siguiente.

5

Por último, cortamos el pedículo de donde se origina la masa con las tijeras bipolares y podemos sacar el tumor sin provocar ningún daño en el abdomen de la perra, podéis ver el tamaño del tumor, como un balón de fútbol.

6

7

La otra masa más “pequeña”, estaba ligada al útero, también sin adherencias ni presencia de metástasis en el resto del abdomen, así que procedemos a la castración de la perra para retirarla también.

8

Aquí podéis ver las dos masas una vez retiradas, junto con dos tumorcitos mamarios que hemos aprovechado para extirpar.

9

Y por último, la perra, una vez acabada la cirugía y tras haber perdido más de 3.5 kg por el peso de los tumores.

10

Al día siguiente la perra empieza a comer, hacer caca y pis con normalidad y recupera su calidad de vida habitual, algo que se pensaba imposible tras la primera impresión al localizar un tumor de tales dimensiones. La anatomía patológica determinó que los tumores se trataban de leiomiomas, tumores beignos asociados a la musculatura lisa, con un buen pronóstico tras su extirpación.

Dr. Felipe de Frutos
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina.

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →