Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Archive for febrero, 2015

Cirugía de glaucoma. Prótesis intraocular en un perro

Vamos hoy con un caso de oftalmología, la colocación de una prótesis intraocular en una perra con un glaucoma crónico.
El glaucoma es una lesión del nervio óptico debida a presiones intraoculares más elevadas de las que este nervio puede soportar.
Se produce por un defecto en el drenaje del humor acuoso del ojo bien de origen genético (mala conformación del ángulo iridocorneal) o bien secundario por otros procesos en el ojo que pueden obstruir este ángulo.
Se caracteriza por ser muy doloroso y producir la ceguera en poco tiempo (incluso horas) si la presión es muy elevada y no se controla rápidamente.
El caso que vamos a ver trata de una Bulldog Francés que se presenta en consulta con un ojo rojo, midriático, un poco aumentado de tamaño y doloroso.

1

Le hacemos la exploración oftalmológica completa y diagnosticamos un glaucoma ya que su presión intraocular medida con tonometría digital es de 52 (muy superior a los valores normales), además, mediante la gonioscopia del ojo contralateral comprobamos que su ángulo iridocorneal está cerrado lo cual indica que es un glaucoma primario.
Al no poder valorar bien el fondo de ojo porque la cornea no está transparente hacemos una ecografía ocular para asegurarnos de que no haya ninguna otra alteración en el polo posterior del ojo.
Dado que el ojo ya no es visual, y si doloroso porque la presión no se controla con colirios antiglaucomatosos, planteamos al propietario la colocación de una prótesis intraescleral en el ojo afectado para eliminar el dolor, darle buena calidad de vida y mantener un aspecto lo más estético posible.
Antes de la colocación de la prótesis hacemos una electroretinografía para asegurarnos de que no queda nada de visión en el ojo afectado.

luna erg glaucoma_1

luna erg glaucoma_2

En el electroretinograma vemos que el ojo afectado no tiene respuesta ninguna ni en condiciones de luz ni en la adaptación a la oscuridad, mientras que el ojo sano tiene una buena respuesta tanto en condiciones fotópicas (luz) como en la adaptación a la oscuridad.
Para la elección del tamaño de la prótesis tomamos como referencia el diámetro corneal del ojo sano ya que el afectado suele estar aumentado de tamaño.
El procedimiento quirúrgico se realiza bajo anestésia general y con microscopio quirúrgico para una mayor precisión.

2

Realizamos una incisión amplia en conjuntiva bulbar y esclera a unos dos milímetros del limbo esclerocorneal bordeándolo.
A través de esta incisión extraemos todo el contenido del globo ocular con una cureta (iris, coroides, cristalino, vitreo y retina) dejando la esclera y cornea como un caparazón vacío.
Para realizar la técnica correctamente se debe separar primero bien toda la coroides y extraer todo el contenido como si fuese una única pieza para evitar que queden restos dentro del ojo que puedan dar complicaciones.

contenido globo

Una vez vacío el ojo, introducimos la prótesis con un un inyector específico para ello y suturamos primero esclera y luego conjuntiva bulbar con un multifilamento reabsorbible de 6-0.

coloc prot

Este es el aspecto una semana después de la cirugía. Se observa que el ojo va tomando una apariencia muy similar a la del ojo sano habiendo eliminado el dolor que provoca la presión elevada.

10

Fdo: Dra. Teresa Pereira-Espinel Plata.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →