Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Archive for septiembre, 2017

Fractura oblicua de tibia en una cachorra de labrador de 4 meses.

Las fractura en los cachorros se suelen caracterizar por ser muy oblicuas, ya que al ser huesos muy blandos, tienden a romperse como si fueran una caña de bambú o un tallo verde.

Esto puede complicar mucho su resolución a la hora de poner los implantes sobre el hueso, ya que nos dejan muy poco sitio para trabajar. Como nos pasó en el caso de la siguiente cachorrita de 4 meses a la que se le cayó un madero sobre su pata, las radiografías dejan claro que hay una fractura muy oblicua de tibia:

 

Durante la cirugía, después de reducir la fractura, utilizamos dos tornillos de compresión entre los dos fragmentos para aportar más estabilidad y rigidez al sistema de fijación.

Después aplicamos una placa de bloqueo para tornillos de 2.4 – 2.7 mm para fijar el hueso, esta placa nos ayuda en este caso ya que en la zona más cercana a la línea de fractura puedo utilizar tornillos más finos, para dañar menos el hueso, y en las zonas más separadas de la fractura, tornillos más robustos. Hay que procurar no tocar las líneas de crecimiento, lo que complica un poco más la resolución de estas fracturas.

El resultado final es muy satisfactorio.

 

A los 21 días de la intervención, revisamos al animal para hacer unas radiografías de control, y vemos que el hueso está perfectamente consolidado. de hecho, en las radiografías se observa como el perro ha seguido creciendo, ya que las líneas de crecimiento no se tocaron durante la cirugía.

También es normal en cachorros ese sobrecrecimiento del hueso sobre los implantes, que nos da una mayor robustez al callo óseo. La perrita ya hace vida completamente normal.

Dr. Felipe de Frutos
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →