Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Archive for noviembre, 2017

Shunt Porto-sistémico extrahepático en un Yorkshire Terrier. Resolución quirúrgica con banda de celofán.

Para variar un poco de la trauma, publicamos una entrada hablando de una patología hepática bastante común y que tiene una resolución quirúrgica.

Por definición, un shunt porto-sistémico es una comunicación congénita entre el sistema portal y la circulación sanguínea normal, generalmente se produce a través de un vaso anómalo que comunica la vena porta, que es la que lleva la sangre al hígado a detoxificarla, con la vena cava, que es la que lleva sangre de los órganos y tejidos.

Puede haber variantes de los vasos que comunican, gástrica izquierda, esplénica, ácigos, etc, pero son casos menos frecuentes.

Además, hay que diferenciar entre los que se producen fuera del hígado, que son los más comunes, y los intrahepáticos, más infrecuetnes.

El caso que nos ocupa, es el típico paciente, raza Yorkshire, que con 4-5 meses empieza a tener episodios de problemas digestivos, vómitos y diarreas, y que, además, después de comer, se queda mareado y como si estuviera sedado.

Tras realizar una serie de analíticas, se sospecha de que se pueda tratar de un posible shunt, así que el siguiente paso es confirmarlo y localizarlo. Ésto se puede hacer mediante ecografía doppler, pero actualmente, el mejor medio de diagnóstico es realizar un TAC con contraste, ya que se ve perfectamente la comunicación, y si hay más de una.

En el tac se ve claramente que tenemos un Shunt extra hepático que comunica la porta con la cava:

Durante un tiempo se le pone una medicación que mejora la sintomatología, para que el animal esté más fuerte y preparado a la hora de realizar una cirugía, con el objetivo de cerrar la comunicación y curar al animal.

En la cirugía, lo primero que hay que hacer es localizar el vaso anómalo o shunt, para ello desplazamos el paquete intestinal a la izquierda del animal, y localizamos la vena cava, entre el riñón derecho y el hígado, no debe haber ningún vaso que salga hacia la porta, por lo que se localiza fácilmente el shunt, que además, tiene un flujo turbulento hacia la cava:

El siguiente paso es hacer una disección cuidadosa del vaso con una pinza roma de 90 grados, para poder pasar una banda de celofán alrededor del mismo:

Pasamos la banda de celofán delicadamente, esta banda tiene una función de cerrar el shunt progresivamente, poco a poco, ya que va formando una fibrosis que cierra el vaso en 3 -4 semanas. El shunt no se puede cerrar de golpe, ya que produciría una hipertensión portal en el hígado y el paciente fallecería.

La banda de celofán no se aprieta, simplemente la cerramos con dos hemoclips alrededor del shunt y esperamos que haga su función en las próximas semanas.

En un tiempo se vuelven a realizar nuevas analíticas que nos indiquen si la función hepática se ha restablecido y se puede empezar a retirar la medicación. 

Dr. Felipe de Frutos.

Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

 

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Nivelación de meseta tibial (TWO), para la resolución de Rotura de ligamento cruzado anterior en perros. Estandarización de la técnica.

Llevamos un tiempo trabajando en estandarizar y en hacer más reproducible una técnica para la resolución de la rotura de ligamento cruzado anterior en perros, la TWO.

La TWO (tibial wedge ostectomy) es una técnica que lo que hace es nivelar la meseta tibial, cortando una cuña de hueso en la tibia proximal, esta cuña debe tener los grados necesarios para producir la nivelación. Generalmente, el ángulo final debe ser de entre 0 y 5 grados, es decir, que si un perro tiene un ángulo de meseta tibial de 23 º, habría que quitar unos 19-20 º.

Hasta ahora, esta técnica siempre se había hecho un poco “a ojo”, y nuestro interés es el de intentar hacer la técnica lo más reproducible posible, es decir, siempre igual y siguiendo unos pasos prefijados.

Lo primero ha sido conseguir un tipo de placa hecha para esta técnica, con Beta Ingeniería hemos conseguido una placa de bloqueo, premoldeada y con los agujeros dirigidos para que los tornillos no se metan en la articulación. Así es mucho más fácil.

dav

dav

Para realizar la técnica, posicionamos al paciente en decúbito lateral, con la tibia posicionada sobre la mesa en paralelo a ella para hacer el abordaje por medial. El abordaje es el clásico de esta zona, abrimos piel y separamos el Pes Anserinus, hasta localizar el ligamento colatral medial. Desperiostizamos el hueso y empezamos a trabajar.

Después utilizamos un JIG, que es un aparato que permite mantener la posición del hueso una vez que lo hemos cortado, y además permite vascular el hueso para reducirlo en su posición deseada, sin que haya un desvío del hueso y la extremidad se quede torcida o rotada. Esto es  muy importante, sobre todo en perros muy grandes, ya que una leve rotación, puede ser muy visible en el animal

A continuación, calculamos dónde hacer el corte en cuña, siempre lo más proximal posible, para ello presentamos la placa en la zona proximal de la tibia, y, como la tenemos premoldeada, se adapta perfectamente, un poco más abajo hacemos nuestra marca para realizar el corte. Para el corte, utilizamos unas plantillas que se fijan al hueso con agujas, que van de manera perpendicular al hueso, estas plantillas tienen los grados que deseamos cortar, y como son muy gruesas, permiten que la sierra corte de manera perpendicular al hueso, evitando que la cuña tenga más grados en un lado que en otro. es decir, que los cortes de la cuña sean paralelos entre sí.

dav

Se retira la cuña de hueso que hemos cortado y el hueso se mantiene en su sitio gracias al JIG, así que sabemos que el hueso no se queda torcido al reducirlo, para reducirlo, aprovechamos un cerclaje por craneal que vamos apretando poco a poco, mientras que se libera un extremo del JIG, cuando queda reducido, lo volvemos a apretar.

Una vez reducimos, ponemos la placa sobre el hueso, la cual encaja perfectamente y lo único que hay que hacer es ir poniendo los tornillos.

Cerramos por planos y hacemos las radiografías, para ver el resultado de la nivelación.

La idea es seguir trabajando para que esta técnica se haga lo más estándar posible y eliminar todo componente de improvisación, ya que los resultados clínicos en los pacientes son estupendos, como se puede ver en el siguiente vídeo, de un perro operado a las 6 semanas de la intervención.

Dr. Felipe de Frutos. Clínica Veterinaria el Parque.

Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Luxación de cadera en un Border Collie. Sutura Ilio-trocantérica

La luxación de cadera es una lesión que se observa con cierta frecuencia en nuestras mascotas después de producirse un accidente. La manera de solucionarla es bastante variada y existen unas cuantas técnicas quirúrgicas para hacerlo.
También su puede intentar un tratamiento conservador, poniendo un vendaje que inmovilice la extremidad una vez que se ha reducido manualmente.
En nuestra experiencia, el tratamiento que más seguridad nos aporta es el quirúrgico, ya que hay menos tasas de recidivas y complicaciones, y más concretamente, utilizamos una técnica que se llama sutura Ilio-trocantérica, con bastantes buenos resultados.
Es una técnica, además, más sencilla de realizar que otras más antiguas, y mucho menos invasivas para el animal, con una recuperación muy rápida en casi todos los pacientes.
Consiste, como su nombre indica, en pasar una sutura en un agujerito que hacemos en el hueso del ilion, en la cadera, y pasarla a su vez por otro agujero que hacemos en el trocánter mayor del húmero, al anudar esta sutura, la cabeza del fémur se queda dentro del acetábulo en una posición de rotación interna forzada, lo que hace más difícil que se re luxe.
Veamos un caso práctico, Border collie de 9 meses de edad que ha sufrido una caída, radiografías previas:

Pongo imágenes de la cirugía de otro caso, donde se ven mejor las fotos, lo primero que tenemos que localizar es el ilion, donde hacemos el primer agujero y pasamos una sutura de Nylon de 100 Lb.

 

Después localizamos el trocánter mayor del fémur y pasamos esta sutura a través de otro agujero que hacemos ahí.

 

Por último, en vez de anudar la sutura, pasamos un crimp metálico para cerrar la sutura y lo apretamos para que no se deslice, dejando la cabeza del fémur en su sitio y con una leve rotación interna.

En la radiografía post quirúrgica se ve que todo está de nuevo en su sitio.

A la retirada de puntos, se observa que el animal apoya perfectamente la extremidad y empieza a hacer vida normal, com ose ve en el siguiente vídeo:

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria el Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →