Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Archive for mayo, 2018

Fractura articular conminuta de tibia y luxación tibio tarso en una perrita Yorkshire.

El caso de hoy es uno de los más complejos que hemos resuelto últimamente. Se nos presenta en consulta una perrita de 8 años de 3 kg de peso, que ha sido atropellada por un coche y que no se levanta de la extremidades posteriores. Además, vemos un fragmento de hueso de la tibia a través de la piel y el tarso se muestra muy inestable.

Le hacemos radiografías y vemos en la pata derecha, una fractura distal de tibia con varios fragmentos que llegan hasta la articulación del tarso, desestabilizando la articulación. En la izquierda, además, presenta la perra una luxación de la articulación de la cadera.


Visto el destrozo, planteamos tratar de salvar la extremidad de la fractura, aunque la articulación está muy dañada. Para ello, diseñamos una placa especial, hecha a medida para esta perra por Beta Ingeniería, con la cual, poder reparar al mismo tiempo, la fractura de tibia y realizar una artrodesis de tarso para estabilizar la articulación.

De esta forma, conseguimos solucionar los dos problemas en un mismo tiempo quirúrgico. Lo primero que hacemos es abordar la tibia y reducir la fractura de tibia, para ello nos ayudamos de unas agujas, que reducen temporalmente los fragmentos mientras realizamos el fresado de la articulación y moldeamos la placa antes de ponerla en el hueso.

dav

dav

La placa la ponemos de manera tradicional, poniendo el primer tornillo en el astrágalo y, a continuación el más distal y luego el más proximal. Muchos de estos tornillos son de bloqueo, para favorecer la estabilidad y rigidez del proceso y acelerar la consolidación del hueso.

dav

Añadimos un producto llamado Bio-fast, fosfato bicálcico, para favorecer la osteoconducción, justo en la zona que hemos fresado y facilitar la fusión de la artrodesis.

dav

dav

dav

Cerramos la piel y realizamos la radiografías para valorar la cirugía, en donde vemos que todo está como hemos planeado. En la otra extremidad, hacemos una artroplastia de escisión de la cabeza del fémur.

 

A las 2 semanas realizamos unas radiografías de control, en donde vemos que se está consolidando el hueso y la perra, además, utiliza la pata perfectamente.

3 meses después, revisamos radiográficamente la operación, y vemos que el hueso y la artrodesis, están perfectamente consolidados.

 

Podéis ver cómo camina en este vídeo. Estamos muy contentos por el resultado, ya que, en un primer momento se llego a plantear la amputación de una extremidad, y hemos conseguido que quede muy bien.

DR. Felipe de Frutos.

Clínica veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Extirpación de un gran tumor uterino de 13 Kg de peso.

Para salirnos un poco de la trauma, a veces hay casos que impresionan de verdad. Sobre todo por la capacidad de aguante que tienen los animales.
American de 6 años a la que han notado que le está creciendo el abdomen muy exageradamente y muy rápido, sobre todo después del último celo.

dav

Se le realiza una ecografía abdominal donde se visualiza una gran masa compacta, pero no es del todo concluyente, así como varias citologías que se toman directamente de la masa, en las que tampoco se ve nada.

Nos lo remiten para la realización de un TAC, y en el cual vemos esa gran masa uniforme que ocupa toda la cavidad abdominal, dejando apenas espacio para el resto de órganos, el informe que nos envían propone que puede tratarse de útero. En estas imágenes se ve masa por todo el abdomen

Visto que el animal apenas puede vivir en estas condiciones, realizamos una laparotomía exploratoria para tratar de resolver el problema.

dav

dav

dav

Nuestra sorpresa al abrir es que se trata de una gran masa proveniente del cuerno uterino izquierdo, que ha quedado torsionada y, junto con un fuerte estímulo hormonal, ha podido producir el aumento de tamaño tan espectacular.

Afortunadamente, tras una apertura amplia del abdomen, somos capaces de exteriorizar toda la masa y aislarla antes de extirparla, en el momento de sacar la masa fuera, la perra mejoró muchos parámetros anestésicos que estaban un poco alterados. El tumor en cuestión tenía un peso tras la extracción de casi 13 Kg, de los 33 que pesaba la perra.

Realizamos, después, una ovariohisterectomía y cerramos el abdomen de la forma normal. La recuperación de la perra después de la cirugía fue muy buena.

 

En estas últimas imágenes se puede ver cómo terminó la perra la operación, impresionante.

 

dav

dav

dav

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria el Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →