Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Fractura múltiple y luxación de cadera en un gato.

Hay veces en que la mala suerte se ceba con un pobre animal, después de un accidente se puede romper algún hueso, pero en este caso, observamos una fractura múltiple de cadera, fractura del íleon derecho, luxación de la articulación coxofemoral de la misma extremidad y luxación sacroiliaca de la otra. Todo en uno.
Las radiografías son las siguientes:

deyssi0000

deyssi0001

En estos casos, una vez que el animal está estabilizado y no hay ningún otro problema, procedemos a intervenirlo y tratar de arreglar todo en una sola cirugía.
Lo primero que hacemos es colocar una placa con tornillos en el íleon fracturado. A continuación, aprovechando el mismo abordaje, reducimos la luxación de cadera y fijamos la articulación utilizando una sutura de Nylon ileo-trocantérica. Esta técnica es muy rápida y sencilla de realizar, en comparación con otras, y ofrece unos resultados excelentes. El hilo de Nylon lo fijamos con una grapa tubular, como podéis ver en la imagen.

20151014_115919

Una vez solucionado un lado, hacemos un pequeño abordaje en el otro y reducimos la articulación sacroiliaca, fijándola con un pin transiliaco. Esta técnica ofrece muy buenos resultados en animales pequeños y se realiza de una manera muy rápida, ya que el animal, a estas alturas, lleva ya un buen rato anestesiado y no conviene alargar demasiado la anestesia.
El resultado final es el siguiente.

deyssipost0001

deyssipost0000

A la hora de retirar las grapas, la gata camina de forma casi normal, y la recuperación es excelente.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Hernia discal en un perro paralítico. L2-L3 izquierda

Publicamos la operación de un perro cruce de Beagle de 4 años de edad que vino paralítico a la clínica, con una paraparesia no ambulatoria, desde hacía 5 días y que no había respondido a un tratamiento conservador con antiinflamatorios.

DSC_2379

En la consulta constatamos que tiene sensibilidad profunda y le mandamos a hacer un TAC para detectar la localización de la compresión medular.
Los resultados del TAC llegan con la información de una hernia discal de gran tamaño a nivel de L2-L3 por el lado izquierdo.
En estas imágenes se ve primero la médula sin hernia, todo de color negro, y en la siguiente, se ve la hernia comprimiendo la médula, la hernia es de color blanco.

Willy2609-177Willy2609-189

Procedemos a operar al perro lo antes posible y extraemos todo el material discal que estaba extruido comprimiendo la médula, os lo explico en las diferentes fases de la cirugía:

DSC_2383

DSC_2385

Abordaje a la columna e inicio del fresado entre las dos vértebras.

DSC_2388

Una vez terminado el fresado de la columna y eliminado la lámina, podemos ver la médula espinal, de color blanco, y todo el material discal extruido justo por delante, de color rojo.

DSC_2389

El material discal que comprimía una vez que lo hemos extraido, atención al tamaño de los fragmentos de disco intervertebral, casi sale entero.

DSC_2394

La médula una vez descomprimida, limpia y todo blanquita.

DSC_2395

Al principio de la entrada os ponemos un pequeño vídeo del proceso de extracción del disco extruido. Es decir, con un instrumento romo , vamos sacando restos de discos que están pegados a la médula espinal

La recuperación del perro fue perfecta, y ya a la semana de la operación está empezando a dar sus primeros pasos, con habéis podido ver en Facebook. De momento sigue con la rehabilitación, a ver si recupera del todo.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. (Talavera de la Reina)

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Artroscopia de codo y osteotomía de cúbito proximal, Fragmentación de proceso coronoides en un cachorro labrador

Presentamos el caso de un labrador de 6 meses que se presenta con una cojera de la Extremidad anterior izquierda que no remite con antiinflamatorio.
Al explorarle, notamos dolor a la manipulación del codo y le sedamos para hacer unas radiografías.
En las placas vemos una zona de esclerosis subcondral en la localización del proceso coronoides en ambos codos.

RON0003

Mandamos al animal a TAC para confirmar el proceso y nos confirman una fragmentación bilateral de ambos procesos coronoides. Lo cual es un tipo de displasia de codo.

En un animal joven, la mejor opción es la realización de una artroscopia para retirar el fragmento que está molestando dentro de la articulación.

Instantánea 1 (02-09-15 13-28)
Localización del fragmento

Instantánea 2 (02-09-15 13-28)
Liberación del mismo

Instantánea 3 (02-09-15 13-29)
Extracción con pinzas

Una vez que lo hemos retirado, se realiza un corte en el cúbito para favorecer la acomodación de la articulación y que no genere tanta presión sobre la zona dañada, con esto conseguiremos un codo con un mínimo grado de artrosis a largo plazo.

DSC_2175

DSC_2178

IMG-20150911-WA0006
Osteotomía a las 2 semanas

Una vez que la osteotomía de una extremidad haya curado hacemos lo mismo en el otro codo.

Os dejo un resumen de la artroscopia en vídeo por si lo queréis ver.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque (Talavera de la Reina)
Agradecimientos a la Clínica Veterinaria Faunia de Torrijos

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Resección tumor intestinal utilizando grapadoras autosellantes quirúrgicas

Presentamos un caso muy bonito de cirugía de tejidos blandos. Perra mestiza de 40 kg con síntomas de proceso obstructivo desde hace varios días, se realiza una ecografía y se diagnostica la presencia de una masa aislada intestinal y aumento de los ganglios de la zona.
La masa es la que está produciendo la obstrucción, así que decidimos intervenir rápidamente para realizar una enterectomía con márgenes muy amplios, es decir, quitar el segmento de intestino afectado por la masa dejando mucho margen para evitar la recidiva.
La novedad del caso, es que utilizaremos unas grapadoras mecánicas autosellantes para realizar la intervención, que nos dan un resultado óptimo, minimizando enormemente el tiempo de cirugía.
Vamos por pasos:
Primero identificamos y aislamos la masa en cuestión, que se encuentra en duodeno, pero sin afectar al páncreas.

1

2

Después, aislamos el segmento que queremos quitar para extirpar la masa con unas pinzas intestinales, se recomienda dejar un margen de , al menos, 4 cm con la masa, en nuestro caso dejamos más para aumentar la seguridad.

3

4

A continuación, utilizamos la primera grapadora, la GIA, para realizar una anastomosis laterolateral con los dos extremos de intestino, metemos un brazo de la pinza por cada segmento y accionamos un mecanismo que corta y une los dos segmentos al mismo tiempo.

5

DSC_1941

Cuando ya tenemos esto hecho, aplicamos una segunda grapadora, la TA, que sella el extremo que sigue abierto, dejando hueco por debajo para que el intestino siga su curso.

6

El resultado es perfecto y hemos tardado menos de 5 minutos en hacer un proceso que podría haber durado más de media hora, y además, la estanqueidad de la anastomosis es total y garantizado.

7

Sólo nos queda ya cubrir de omento la cirugía, para aportar nutrientes a la unión, y cerramos.

8

Mandamos la masa y los ganglios regionales a anatomía patológica y estamos a la espera de saber el resultado para añadir alguna otra terapia si es necesario.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria el Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Paladar hendido congénito en un podenco.

Seguimos con casos curiosos de cirugía en la cavidad oral. En este caso un paladar hendido congénito.
El paladar hendido en perros es un defecto congénito en el que no se llega a producir la fusión completa del paladar, dejando una comunicación entre la cavidad oral y la nasal.
Esto produce muchos problemas en los cachorritos que nacen con ello, ya que cuando intentan tragar algo, de les va a la nariz y tienen mucho riesgo de ahogarse con la comida.
Es muy importante, los primeros meses, alimentarles con una sonda y dieta blanda, hasta que alcancen un tamaño ideal para poder operarlos, que suele ser a los tres meses o así.
El caso que nos ocupa es un podenco de tres meses que se presenta en consulta con un paladar hendido que afecta a toda la maxila, incluso el paladar blando, como podéis ver en la foto:

2

Para facilitar la cirugía, hacemos una intubación orofaringea a través de la piel, así dejamos la boca más libre y no nos molesta el tubo endotraqueal. Ponemos al perro en posición de decúbito supino, es decir, mirando hacia arriba y fijamos la cabeza para que no se mueva.

1

Empezamos liberando y suturando el paladar blando, que es el que está más al fondo de la cavidad oral, y, a continuación, hacemos la técnica de liberación y deslizamiento de dos colgajos de paladar paralelos a la hendidura.

3

4

Es muy importante liberar completamente los colgajos y dejar unas incisiones de descarga por lateral, esto nos permitirá hacer una sutura sin nada de tensión.
Hay que tener cuidado con las arterias palatinas, que salen del hueso a nivel del cuarto premolar y que hay que respetar para no perder la vascularización, como veis en la imagen.

5

6

Una vez liberado los colgajos, hacemos una primera capa de sutura directa con el resto de paladar que no hemos levantado.

7

A continuación, empezamos a suturar los colgajos con puntos sueltos, en este caso hemos usado un 4/0 reabsorbible multifilamento.

Al terminar la cirugía, todo el defecto se encuentra tapado, y hemos tenido que hacer una pequeña variante para poder tapar un agujero en la zona más rostral del paladar, por eso aparece un poco desviada la sutura.

8

Recomendamos reposo y una dieta líquida durante los primeros días, para evitar la dehiscencia de las suturas. Cuando viene a revisión el perro, a los diez días, vemos un cierre completo del defecto sin ningún tipo de complicación o recidiva, dándole de alta para poder hacer vida normal

9

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Mandibulectomía rostral para extirpar un tumor maligno en un Yorky.

En ciertas ocasiones, es necesario realizar cirugías aparentemente muy agresivas en nuestras mascotas, si lo que queremos hacer es curar una enfermedad, que de otro modo, le hubiera costado la vida.
Es el caso del siguiente yorky, que presentaba un tumor muy agresivo en su mandíbula, un carcinoma de células escamosas, diagnosticado por biopsia y al que le hacemos una placa para valorar cómo de afectado está el hueso de la mandíbula y hasta donde tenemos que ser agresivos con nuestra cirugía.

PIPOPOST0000

Decidimos hacer una mandibulectomía amplia para extirpar completamente el tumor y dejar un margen de unos 3 cm.

DSC_1073

DSC_1072

Se prepara el perro para la cirugía aislando el campo quirúrgico para mantener la esterilidad en la medida de lo posible.

DSC_1074

Vamos disecando los tejidos blandos para luego tener tejido para poder reconstruir la mandíbula.

DSC_1075

Procedemos a cortar el hueso utilizando una sierra oscilante con irrigación, una vez acabado el corte, nos aseguramos de que los márgenes sean suficientes.

DSC_1076

DSC_1078

Empezamos a reconstruir la cara utilizando la piel adecuada que nos ha sobrado y procurando mantener un margen con respecto al tumor.

DSC_1084

DSC_1081

Una vez terminada la cirugía, el aspecto final es bastante aceptable, cosa que va mejorando según pasa el tiempo.

DSC_1086

DSC_1087

Fotos a los 2 meses postcirugía.

DSC_1321

DSC_1322

Aunque parezca muy agresiva,la cirugía en estos casos puede llegar a ser curativa, a pesar de lo maligno que es este tipo de tumor. Por lo pronto, hemos conseguido darle al animal una mejor calidad de vida y mayor esperanza de vida.
El perro actualmente hace vida completamente normal, lo único que la comida ha de ser un poco blandita, pero se ha adaptado muy bien a su nueva condición y está tan feliz.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura de cúbito y radio. Resolución con placa tipo SOP

Aunque sea una cirugía bastante rutinaria, las fracturas de cúbito y radio a veces se pueden complicar por el pequeño tamaño del fragmento más distal, es decir, el que está más cerca de la articulación de la muñeca.
Este caso es de un cocker bastante nervioso, donde teníamos muy poco espacio en este fragmento, y era fundamental que la estabilización de la fractura fuera lo más rígida posible.

CHARLY20000

CHARLY20001

Visto intraquirúrgicamente, decidimos utilizar una placa de bloqueo tipo SOP, que nos permite poner dos tornillos en el fragmento distal, pero que al estar anclados, o bloqueados, en la placa, hace que la estabilidad sea mayor que si ponemos más tornillos más pequeños, pero en una placa normal sin bloquear.

DSC_1024

El resultado final es perfecto, con una reducción impecable, que permitió que el animal empezara a utilizar la extremidad desde el día siguiente a la cirugía.

CHARLYPOST0001

CHARLYPOST0000

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura de húmero en una perra labrador. Placa con tornillos.

Se nos remite el caso de una perra de raza labrador de 12 años con una fractura de húmero producida hace 2 días.

MILA0002

Por ser un animal mayor, tomamos las radiografías de la otra extremidad para comparar con la fracturada, a ver si tenemos alguna imagen que pueda ser compatible con un tumor óseo, muy comunes en este hueso.

MILA0001

Le hacemos una analítica básica para descartar tumor por otro medios (Fosfatasa lacalina, calcio y fósforo OK, hemograma perfecto) y no vemos nada que nos indique indicios de tumor.

Visto todo esto, decidimos operar a la perra mediante la aplicación de una placa con tornillos.
Le hacemos un abordaje craneolateral al húmero, con cuidado de respetar el nervio radial, que cruza el hueso en la parte distal del mismo, aquí podéis ver la fractura.

DSC_0853

Para facilitar la reducción, utilizamos primero una aguja centro medular y unas bridas estériles de nylon para reducir temporalmente la fractura. gracias a esto, podemos moldear y aplicar la placa correctamente.

DSC_0855

Una vez terminada la cirugía, hacemos las placas de control, para ver que todo haya salido perfectamente, podéis ver aquí, la dificultad de moldear la placa en este hueso, ya que tiene que quedar perfecta para que no haya problemas. Hemos dejado algunos agujeros sin poner, ya que coincidían con la línea de la fractura, al dejar varios, la placa tiene cierta “elasticidad” y hace que sea más difícil un fracaso de la cirugía.

MILAPOST0000

MILAPOST0001

Dr, Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina.

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Cirugía de glaucoma. Prótesis intraocular en un perro

Vamos hoy con un caso de oftalmología, la colocación de una prótesis intraocular en una perra con un glaucoma crónico.
El glaucoma es una lesión del nervio óptico debida a presiones intraoculares más elevadas de las que este nervio puede soportar.
Se produce por un defecto en el drenaje del humor acuoso del ojo bien de origen genético (mala conformación del ángulo iridocorneal) o bien secundario por otros procesos en el ojo que pueden obstruir este ángulo.
Se caracteriza por ser muy doloroso y producir la ceguera en poco tiempo (incluso horas) si la presión es muy elevada y no se controla rápidamente.
El caso que vamos a ver trata de una Bulldog Francés que se presenta en consulta con un ojo rojo, midriático, un poco aumentado de tamaño y doloroso.

1

Le hacemos la exploración oftalmológica completa y diagnosticamos un glaucoma ya que su presión intraocular medida con tonometría digital es de 52 (muy superior a los valores normales), además, mediante la gonioscopia del ojo contralateral comprobamos que su ángulo iridocorneal está cerrado lo cual indica que es un glaucoma primario.
Al no poder valorar bien el fondo de ojo porque la cornea no está transparente hacemos una ecografía ocular para asegurarnos de que no haya ninguna otra alteración en el polo posterior del ojo.
Dado que el ojo ya no es visual, y si doloroso porque la presión no se controla con colirios antiglaucomatosos, planteamos al propietario la colocación de una prótesis intraescleral en el ojo afectado para eliminar el dolor, darle buena calidad de vida y mantener un aspecto lo más estético posible.
Antes de la colocación de la prótesis hacemos una electroretinografía para asegurarnos de que no queda nada de visión en el ojo afectado.

luna erg glaucoma_1

luna erg glaucoma_2

En el electroretinograma vemos que el ojo afectado no tiene respuesta ninguna ni en condiciones de luz ni en la adaptación a la oscuridad, mientras que el ojo sano tiene una buena respuesta tanto en condiciones fotópicas (luz) como en la adaptación a la oscuridad.
Para la elección del tamaño de la prótesis tomamos como referencia el diámetro corneal del ojo sano ya que el afectado suele estar aumentado de tamaño.
El procedimiento quirúrgico se realiza bajo anestésia general y con microscopio quirúrgico para una mayor precisión.

2

Realizamos una incisión amplia en conjuntiva bulbar y esclera a unos dos milímetros del limbo esclerocorneal bordeándolo.
A través de esta incisión extraemos todo el contenido del globo ocular con una cureta (iris, coroides, cristalino, vitreo y retina) dejando la esclera y cornea como un caparazón vacío.
Para realizar la técnica correctamente se debe separar primero bien toda la coroides y extraer todo el contenido como si fuese una única pieza para evitar que queden restos dentro del ojo que puedan dar complicaciones.

contenido globo

Una vez vacío el ojo, introducimos la prótesis con un un inyector específico para ello y suturamos primero esclera y luego conjuntiva bulbar con un multifilamento reabsorbible de 6-0.

coloc prot

Este es el aspecto una semana después de la cirugía. Se observa que el ojo va tomando una apariencia muy similar a la del ojo sano habiendo eliminado el dolor que provoca la presión elevada.

10

Fdo: Dra. Teresa Pereira-Espinel Plata.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura patológica de tibia con contractura de músculos gastronemios y tendón de aquiles.

Posiblemente el reto quirúrgico más espectacular que hayamos operado nunca en la clínica. Es un caso largo que requirió 4 cirugías en 5 meses de trabajo, pero era un caso muy especial. Vamos a tratar de resumir:
Llega a consulta una perra mestizo de caza, de un año de edad, que ha sido operada varias veces, en otro centro, de una fractura de tibia, que ha tenido varias complicaciones, a nosotros nos llega sin apoyo de la extremidad y una contractura que no le deja doblar el tarso para apoyar la planta de los dedos, os pongo un vídeo para que os hagáis una idea de lo que era:

Ésto que veis, es lo máximo que puede llegar a flexionar la pata.

principio

Al hacerle radiografía, vemos que tiene una placa con tornillos en la tibia, pero muy poco hueso, además, la placa se ve a través de la piel, por lo que es necesario quitarla.

LAIKA1

LAIKA2

La primera cirugía consiste en quitar esa placa, para preparar el hueso y hacer una artrodesis en la articulación en una segunda cirugía.

La placa sale sin dificultad, pero al día siguiente, debido a que el hueso estaba sobreprotegido por la placa y muy débil, se parte la tibia, lo que cambia el planteamiento de la siguiente cirugía.

laika3

LAIKA4

Segunda cirugía: Consta de varias partes, en un primer tiempo, tenemos que hacer un alargamiento del tendón de Aquiles, para que la articulación pueda doblarse en un grado normal.
La segunda parte consiste en reparar la fractura de tibia y hacer la artrodesis, o fusión de la articulación en un mismo tiempo.
Para ello utilizamos una placa especial hecha a medida, con la forma de la pata y que nos permite operar todo de una vez.

1

Para que el hueso suelde mejor, aplicamos en la fractura un producto, llamado Truscient, que son unas proteínas recombinantes que ayudan al hueso a soldar más rápido y mejor:

2

Antes de cerrar, suturamos de nuevo el tendón de Aquiles, pero ahora un poco más largo.

3

Éste es el resultado final de la segunda cirugía.

LAYKA6

LAYKA5

La perra empieza a apoyar bastante pronto, pero surge otro problema, debido a la contractura crónica que ya sufría, los tendones flexores de los dedos no permiten que apoye con la palma de los dedos, sino con el dorso, produciendo heridas y dolor.

4

Así que nos vemos obligados a hacer una tercera cirugía, en la cual, lo que hacemos, es cortar todos los tendones flexores de los dedos, lo que permite que los dedos se puedan estirar y apoyar connormalidad.

6

7

Aquí podéis ver el resultado al final de la cirugía.

8

La perra empieza a apoyar mucho mejor, pero surge otra complicación, después de 2 meses, la piel se empieza a abrir y parte de la placa queda al aire, así que hay que retirar la placa, pero es muy pronto y se puede volver a partir el hueso, así que hacemos una cuarta cirugía, en la cual, cambiamos la placa por un fijador externo transarticular, que soporte la consolidación de la fractura y de la artrodesis al menos 6 semanas más.

2

3

Según va pasando el tiempo la perra va apoyando cada vez mejor, así que vamos retirando las agujas del fijador progresivamente:

laika al mes0000

fin

Hasta que llega un día, 5 meses después, que retiramos todos los implantes del hueso y la perra empieza a caminar utilizando las cuatro patas de forma bastante normal, como podéis ver en el siguiente vídeo:

Agradecer a los propietarios la paciencia y su colaboración en este caso, y le deseamos que, a partir de ahora, la perrita tenga una buena y larga vida.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →
Page 4 of 9 «...23456...»