Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Colgajo cutáneo de la vena circunfleja para cubrir el defecto tras la resección de un tumor maligno (Fibrosarcoma).

En el siguiente caso vamos a ver cómo a veces, es necesario combinar varias terapias para conseguir el mejor resultado posible.
Se trata de un labrador de 6 años con un tumor, sarcoma de tejidos blandos, en la zona perineal, al lado del ano. Ya había sido intervenido otras veces, pero el tumor ha vuelto a salir y tiene un aspecto muy feo, ulcerado y muy grande, en este momento no hay posibilidad de operarlo con garantías, ya que probablemente volvería a aparecer en poco tiempo, como podéis ver en la foto:

antes palladia

Así pues, visto que el perro está en buen estado de salud, decidimos aplicar un tratamiento con un producto antitumoral de perros, un inhibidor de la tirosín quinasa (Palladia). Este producto lo que hace, es evitar que los vasos sanguíneos que nutren al tumor lleguen al tumor, y como consecuencia, disminuya el tamaño del mismo. Hay que decir, que es un tratamiento experimental, ya que el Palladia no está registrado para este tipo de tumores

1

En 40 días los resultados son muy buenos, el tumor se ha reducido en más de un 50 % y el perro ha ganado en calidad de vida. Con lo cual nos planteamos una resección del tumor lo más amplia posible, para intentar evitar recidivas. En las fotos se puede ver cómo ha quedado el tumor antes de la operación.

2

Empezamos la cirugía procurando dejar un margen mínimo de 2 cm entre el tumor y tejido sano, y una capa a nivel interno por debajo del tumor.
Al estar tan cerca del ano, nos vemos obligados también a retirar una glándula anal.

3

Aquí podéis ver cómo ha quedado la resección del tumor antes de empezar con el colgajo de piel.

4

Para sacar un colgajo de piel que nos permita tapar este defecto, tenemos que incidir desde la cadera hasta la rótula y dejar una anchura que nos permita cerrar sin tensiones, así aprovechamos el recorrido de la vena circunfleja profunda y que la piel con la que cerremos está bien vascularizada y cicatrice aunque la pongamos en otro sitio.

5

Ponemos la piel del colgajo sobre el defecto, comprobamos con unos cangrejos que se puede cerrar y empezamos a cerrar la piel en varias capas.

6

7

Al terminar queda el defecto completamente tapado y sin tensión, y dejamos unos drenajes para que no se acumulen líquidos los primeros días.

8

9

A los pocos días viene a retirar los puntos y observamos que el resultado es muy bueno, casi la totalidad del colgajo ha pegado, excepto una pequeña parte en una zona declive que se cierra en ese momento.

2 semanas después

Después de esto, empezamos un protocolo de quimioterapia metronómica, con Mavacoxib y Ciclofosfamida, para evitar en lo posible la recidiva de un tumor tan agresivo, como es el fibrosarcoma.

DR. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria el Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura de codo en forma de Y en un perro de raza bretón.

Se presenta de urgencia un perro de raza Bretón de 13 kg de peso tras haber sufrido una caída cazando. No apoya nada la Extremidad Anterior Derecha y le crepita la articulación del codo a la exploración.
Le sedamos para hacer radiografía, y nos encontramos con una de las fracturas más complicadas que se puedan encontrar en veterinaria.

CARETO0002

CARETO0003

Se trata de una fractura intercondilar de codo por lateral y por medial, lo que se conoce como fractura en Y. Suele ser común en estas razas de perros y nos obliga a hacer la cirugía y la reconstrucción del hueso lo más perfecta posible si queremos que el animal recupere su actividad normal.

Empezamos por el lado medial, reconstruyendo la fractura utilizando una placa de bloqueo tipo SOP para tornillos de 2.7 mm. Esta placa nos aporta una mayor estabilidad y rigidez a la fractura, y además se adapta al hueso como queramos.
Antes de poner la placa, reducimos temporalmente la fractura mediante la colocación de dos agujas cruzadas.

1

2

3

El abordaje en esta zona es muy delicada, ya que tenemos que abordar entre dos nervios muy importantes que tenemos que respetar (mediano y cubital) como veis en la siguiente foto.

4

Una vez hecha esta parte de la fractura, abordamos por lateral, y actuamos como si fuera una fractura del epicóndilo lateral del codo, poniendo un tornillo de compresión interfragmentaria del 3.5 mm y una aguja antirotacional.

5

El resultado final es perfecto, la reducción es absolutamente anatómica y el rango de movimiento de la articulación es total.

CARETO0001

CARETO0000

Sólo falta que en el post operatorio no haya ningún problema, de hecho, le ponemos un vendaje de no apoyo de la extremidad durante 20 días, este vendaje impide que el animal apoye la pata, pero no inmoviliza la articulación del codo, con lo que puede rehabilitarse desde el principio.

6

Dr. Felipe de Frutos Pachón.
Clinica Veterinaria el Parque. Talavera de la Reina.

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura de cúbito y radio en un Fox Terrier.

Publicamos hoy una entrada más normalita y rutinaria, una fractura de cúbito y radio en un perro Fox Terrier, de 1.5 años.
Producida tras un traumatismo con un vehículo, es una de las fracturas más frecuentes.
Podéis ver las placas remitidas por su veterinario de referencia, donde se ve claramente una fractura distal de ambos huesos y un claro desplazamiento de los fragmentos. Afortunadamente, no existen fragmentos sueltos, lo cual va a facilitar mucho la resolución quirúrgica.

DSC_0046

DSC_0047

Procedemos a estabilizar la fractura en cirugía mediante la aplicación de una placa para tornillos de 2.7 mm de diámetro de compresión dinámica.
Nótese que los tornillos más cercanos a la línea de fractura van en dirección divergente de la misma, para evitar fisuras que puedan producir complicaciones.
En el cúbito no hacemos nada, con la reducción del radio, el cúbito cicatriza perfectamente por segunda intención.

LUKAS0000

LUKAS0001

Se da de alta al paciente y a los dos días empieza a utilizar su extremidad, se recomienda reposo hasta que se produzca la cicatrización ósea. El pronóstico es muy bueno si no hay complicaciones.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura supracondilar de húmero en una perra mestiza

En la siguiente entrada hablaremos de una fractura muy poco frecuente. Se trata de una perrita que encuentran abandonada en la cuneta con diversas heridas y una pata rota.
Al hacerle las radiografías nos encontramos con esto:

BICHINA0003

BICHINA0002

Una fractura supracondilar del húmero, no llega a haber fractura entre los cóndilos, sólo por arriba.
Se trata de una perra de 25 kg, cruce de mastín, por lo que la resolución debe ser lo más estable posible, además cuenta con un fragmento de hueso por medial que va a dificultar la resolución.
Lo primero que hacemos es abordar por la cara medial y tratar de reducir la cara interna, ponemos una aguja provisional una vez reducida y abrimos la cara lateral para reducir por la cara externa, donde ponemos otra aguja, dejando la fractura ya reducida.
Volvemos al lado medial, y lo que hacemos es poner una placa de bloqueo tipo SOP, para estabilizar la fractura de una forma más consistente. Además, cruzamos otra aguja más, y antes de terminar, ponemos una última aguja por lateral.
Hubo un fragmento que hubo que sacar, porque se había desvascularizado y había riesgo de secuestro.

DSC_2300

Una cirugía de lo más entretenida. Pero gracias a las placas bloqueadas, el resultado es más seguro. Además, tienen la ventaja de ser menos agresivas con el hueso y permiten una mejor y más rápida recuperación. Actúan como una especie de fijador externo, pero interno, no siendo necesario que estén en contacto directo con el hueso.

BICHINA0001

BICHINA0000

Se le da el alta a los dos días, para que termine su recuperación en su nueva casa de acogida.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura de columna en un Yorkshire resuelta con placas tipo SOP.

Las fracturas de columna no son demasiado frecuentes en veterinaria, pero cuando ocurren, por algún atropello, caída, etc, es muy importante actuar rápido si queremos tener alguna posibilidad de que el animal no quede paralítico.
El caso que nos ocupa es un yorky de 3 kg atropellado con una fractura en la vértebra lumbar 6, que produce una luxación de la columna en la L7. En el momento de presentarse en consulta, el animal no presentaba sensibilidad profunda, pero sí algún otro reflejo. El pronóstico en este caso es muy reservado, y hay que actuar muy rápido si queremos que pueda volver a caminar. Se supone que la médula termina en la L5,con lo cual, sólo tendríamos afectadas las raíces nerviosas, como la del ciático o la del pudendo

pre

Nos decidimos a operarlo y empezamos la operación haciendo un abordaje dorsal a la columna y separando los músculos que se insertan a las apófisis vertebrales, una vez localizada la fractura, reducimos la vértebra luxada, al hacerlo, se ve perfectamente cómo el cono medular o las raíces nerviosas se estiran un poco pero se mantiene sin romperse.

1

Para estabilizar esta fractura, usamos unas placas especiales de osteosíntesis, las SOP, que tienen la peculariedad de ser de bloqueo, es decir, que el tornillo se enrosca en el hueso y también en la placa, y da mucha más estabilidad. Además, nos permiten ser moldeadas en cualquier dirección espacial para que se adapte mejor al hueso, y no tienen porqué estar pegadas al hueso para mantener la estabilidad del sistema.
En este caso la atornillamos a la L5, L6, L7 y sacro.

2

Cerramos por planos antes de pasar a la sala de rayos.

3

En las imágenes postquirúrgicas se ve que la reducción es bastante aceptable, teniendo en cuenta cómo estaba y el fragmento suelto que había.

4

5

Ahora sólo nos queda esperar y hacer fisioterapia con la esperanza de que el animal vuelva a caminar pronto.

Dr. Felipe de Frutos
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

No unión de proceso ancóneo, retirada del proceso.

Siguiendo el hilo de la anterior entrada, vamos a seguir hablando de esta patología. Si bien el caso anterior la evolución para el paciente fue perfecta, ya que se salvó la articulación para el resto de la vida del animal, hay veces que no tenemos esa suerte. Ya que cuando se presenta el paciente en consulta, es demasiado tarde para intentar una fijación con un tornillo.
Si nos llega un paciente que ya no responde al tratamiento médico y tiene dolor y mucha cojera, como cirugía paliativa se puede extraer el proceso ancóneo para evitar dolor y molestias, y el paciente mejorará de forma temporal, y le aliviaremos el dolor. Os pongo algunas radiografías para ver algunos procesos con una no unión antigua, imposible de fijar:

ancóneonounido1

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

LUCA001 codo izdo 20 enero

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En todos estos casos, la mejor opción, si el perro cojea, es la retirada del fragmento. Comentar también, que el pronóstico y el resultado será mejor cuanto más joven sea el animal al que se lo hagamos.

Para la cirugía, se realiza un abordaje lateral al codo, incidiendo el músculo ancóneo hasta que podamos visualizar el fragmento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una vez visualizado, hay que movilizar el fragmento, ya que suele haber una fina capa de fibrocartílago que hace que no se desprenda con facilidad, para ello hay que usar desperiostizadores o pinzas de reducción de fragmentos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una vez retirado el fragmento, cerramos la articulación por capas y despertamos al animal de la anestesia.
La recuperación es muy variable, habrá perros que en dos días mejoren muy ostensiblemente y otros que tarden un poco más, pero a todos les habremos paliado un problema muy grave.

Igualmente, son pacientes que tendrán que seguir con un tratamiento médico toda su vida, en función del grado de artrosis que haya generado esta patología.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina.

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

No unión de proceso ancóneo en un pastor alemán. Fijación con tornillo y osteotomía de cúbito proximal.

La no unión de proceso ancóneo o NUPA, es una patología de las que comprenden la llamada displasia de codo, junto con la fragmentación de coronoides, ocd de epicóndilo medial y la incongruencia articular. Es una patología frecuente en razas como el pastor alemán, el gran danés, mastines, y otras razas grandes.
Se trata de una patología muy difícil de tratar, ya que depende muchísimo de lo precoz que sea el diagnóstico, cuanto antes se vea, más posibilidades habrá de que el perro quede bien. Lo que ocurre, es que el proceso ancóneo del codo y el resto del hueso del cúbito se desarrollan de forma independiente, y cuando el animal tiene unos 5 meses, se tienen que unir, para formar el codo perfecto, si con 6 meses no está unido, ya no se unirá por sí solo a no ser que hagamos algo, y si no hacemos nada, quedará suelto dentro de la articulación, provocando dolor, inestabilidad, y con el tiempo, mucha artrosis y más dolor.
Como tratamiento existen varias posibilidades, que son:
Tratamiento conservador, que suele ser a base de Antiinflamatorios, condroprotectores, dieta, fisioterapia, natación, etc. Suele ser temporal y no da muy buenos resultados
Extracción del fragmento: cuando el perro ya ha superado los 8-9 meses de edad, y el fragmento ya se ha deformado y produce mucho dolor dentro de la articulación, al extraer el fragmento, le quitas el dolor y el perro mejora durante unos años.
Osteotomía de cúbito proximal, consiste en hacer un corte en el cúbito, para que el tendón del triceps se relaje y se prodizca la unión de forma natural, deben ser animales muy jóvenes, y no siempre funciona.
Fijación del proceso con tornillo y osteotomía, es muy importante seleccionar muy bien al paciente, deben tener como máximo 8 meses y que no exista deformidad en el proceso ancóneo. Es más compleja, porque hay que poner un tornillo de compresión interfragmetaria desde el proceso ancóneo hasta el cúbito. Además, se hace el corte en hueso para aliviar tensiones y que una mejor.

El caso que nos ocupa es el de un Pastor Alemán, de 6 meses, con cojera de su Extremidad anterior derecha, dolor a la manipulación y crepitación en la articulación del codo. Le hacemos radiografías de ambos codos y se ve muy claramente el problema, en la parte posterior del codo derecho se ve la no unión del ancóneo.

RAD1

RAD2

Al tratarse de un animal tan joven y sin cambios degenerativos, le planteamos su resolución con tornillo y corte del hueso.

En la cirugía, hacemos un abordaje, caudo lateral del codo y visualizamos el proceso ancóneo, parece que está unido, pero al tocarlo se mueve un poco.

1

El siguiente paso es hacer el primer agujero en el proceso ancóneo, que es el agujero piloto del tornillo, y a continuación seguimos taladrando con una broca más fina a través del proceso ancóneo hacia el cúbito, haciendo el agujero donde el tornillo roscará

2

3

Después, pasamos el tornillo, en este caso uno de titanio de 2.4 mm, que es más biocompatible, y lo apretamos hasta que se vea que empieza a comprimir la cabeza sobre el proceso y se queda éste bien fijo.

4

5

Por último hacemos la osteotomía o corte en el cúbito, siempre de manera oblicua, para que luego una mejor, cerramos y hacemos placas.

RAD3

Al mes, observamos que el proceso ancóneo está un poco más unido, y que el cúbito está en plena fase de osificación.

RAD4

A los cuatro meses, el perro camina perfectamente, y en las radiografías vemos que el proceso ancóneo está prácticamente unido y el cúbito soldado del todo. Además, el animal no tiene dolor ni crepitación en la articulación. Siendo el resultado final muy satisfactorio.

RAD5

Gracias a esta cirugía, hemos conseguido salvar una articulación muy importante en el perro, que, de no haberla hecho, le habríamos condenado a quedarse cojo toda la vida. Lo más importante fue la realización de un buen diagnóstico y muy precoz, lo que nos permitió utilizar la mejor alternativa para este paciente.

Dr. Felipe de Frutos
Clinica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina.

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

TTA con cuña porosa, técnica mixta en un labrador con rotura de ligamento cruzado.

Hoy publicamos una técnica que realizamos muy habitualmente, la TTA, cirugía para corregir la rotura del ligamento cruzado en perros. Pero en este caso realizamos una variante que, según nuestra opinión, mejora y facilita la técnica. Con está técnica, lo que conseguimos es modificar la anatomía de la rodilla para que el ligamento cruzado no sea necesario, y así, el perro vuelve a utilizar la pata perfectamente
Primero hacemos las radiografías para realizar los cálculos adecuados de la cirugía

DANA LCA TTA0002

Se empieza realizando la técnica de manera habitual, con el abordaje medial a la cresta tibial, y preparamos el corte u osteotomía de la manera tradicional.

DSC_1864

Completamos el corte separando toda la tuberosidad tibial y realizamos el avance adecuado utilizando el instrumental de siempre.

DSC_1865

Ahora es cuando viene la variación, Introducimos una cuña de titanio porosa en el hueco que nos queda con el avance, a la cual le hemos cortado la mitad de la rejilla de titanio, para poder realizar la reducción completa de la osteotomía por distal.

DSC_1866

Lo que queda de cuña porosa queda perfectamente encajado en el hueco y no es necesario atornillarla, ya que queda muy fija, al no tener que poner estos implantes, la técnica es menos invasiva.

Como hemos cortado toda la tuberosidad tibial, lo que hacemos para fijarla, es poner una placa tradicional de TTA, con tres tornillos por proximal y dos en distal, de titanio también. Y ésto nos proporciona una estabilidad perfecta en la cirugía.

DSC_1870

DSC_1869

Básicamente hemos cambiado las cajas de separación atornilladas tradicionales, por una cuña porosa cortada que es mejor para la producción y consolidación del hueso.

DANA LCA TTA0000

DANA LCA TTA0001

La recuperación del perro es bastante rápida y las complicaciones suelen ser mínimas y de fácil resolución.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

fractura de cúbito y radio distal, conminuta y articular.

Si hubiera que mostrar en una imagen lo que es una fractura de radio distal, la siguiente podría ser un ejemplo de lo que sería la fractura más distal posible, si además le incluimos que tiene varios fragmentos, es decir, conminuta, y además articular, estamos frente a todo un reto de resolución de una fractura.

JARAPOST001

JARAPOST002

Se trata de una perra de raza braco de unos 22 kg, que han encontrado los dueños con la pata colgando, no saben lo que le ha pasado, pero da la sensación de que se puede haber quedado enganchada en algún sitio y al tirar se ha hecho el destrozo.

Vistas las radiografías, planeamos poner un implante que permita resolverlo todo en una sola cirugía, y para eso usamos una placa trébol, que nos permite poner dos tornillos en paralelo en la zona más distal del radio, previamente, hemos insertado una aguja cruzada para reducir de manera temporal la fractura y poder trabajar con más comodidad.

20130615_192611

20130615_192619

Acabamos la cirugía poniendo todos los tornillos de la placa menos el del medio, ya que cae en plena línea de fractura, la aguja la dejamos para dar más estabilidad y cerramos por planos antes de hacer radiografías.

JARAPOST003

JARAPOST004

En las radiografías se observa que la reducción es bastante aceptable y la estabilidad bastante buena, ponemos un vendaje durante dos semanas para evitar que la perra haga el bruto los primeros días y esperamos que no haya complicaciones, ya que si no, habría que reoperar, y probablemente hacer una artrodesis.

A los dos meses viene a revisión y vemos que la placa ha aguantado en su sitio, el hueso está soldando perfectamente y la articulación parece sana y sin artrosis, aprovechamos para retirar la aguja que le produce alguna molestia y le damos el alta para que pueda volver a hacer vida normal otra vez.

JARA2 meses

JARA2meses

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Extracción de un tumor abdominal benigno de 3.5 kg en una perra.

Hay veces que nuestros pacientes no dejan de sorprendernos, este es el caso de una perra de raza mestiza de caza, de 16 años, no esterilizada, a la que han visto que últimamente le está creciendo “un poco” la tripa.
En la exploración se palpa un abdomen muy duro, en las radiografías de tórax no vemos nada relevante y la analítica es bastante normal, tan solo algo de anemia.
Le hacemos una ecografía y vemos una gran masa que ocupa casi todo el abdomen y que no parece ligada a ningún órgano, y otra masa algo más pequeña, ligada al útero.
Le planteamos al propietario realizar una laparotomía exploratoria con la intención de retirar las dos masas y nos encontramos con lo siguiente, voy paso a paso.

Primero, aquí podéis ver a la perrita ya sedada, de unos 19 kg, con el abdomen muy dilatado, antes de operar.

1

A continuación, abrimos el abdomen y nos encontramos la primera masa, la más grande, que no está ligada a ningún órgano, pero que tiene adherencias al colon, con lo que habrá que tener cuidado a la hora de extraerla, para no provocar problemas en ése órgano.

2

3

La masa se encontraba encapsulada por lo que parece omento, utilizamos nuestras tijeras de corte bipolar para limitar el sangrado y sacamos a la masa de esa cápsula, lo que nos va a facilitar la retirada del tumor.

4

Tenemos que tener cuidado de ligar y cauterizar algunos vasos de gran calibre que nutren al tumor, como los que se ven en la imagen siguiente.

5

Por último, cortamos el pedículo de donde se origina la masa con las tijeras bipolares y podemos sacar el tumor sin provocar ningún daño en el abdomen de la perra, podéis ver el tamaño del tumor, como un balón de fútbol.

6

7

La otra masa más “pequeña”, estaba ligada al útero, también sin adherencias ni presencia de metástasis en el resto del abdomen, así que procedemos a la castración de la perra para retirarla también.

8

Aquí podéis ver las dos masas una vez retiradas, junto con dos tumorcitos mamarios que hemos aprovechado para extirpar.

9

Y por último, la perra, una vez acabada la cirugía y tras haber perdido más de 3.5 kg por el peso de los tumores.

10

Al día siguiente la perra empieza a comer, hacer caca y pis con normalidad y recupera su calidad de vida habitual, algo que se pensaba imposible tras la primera impresión al localizar un tumor de tales dimensiones. La anatomía patológica determinó que los tumores se trataban de leiomiomas, tumores beignos asociados a la musculatura lisa, con un buen pronóstico tras su extirpación.

Dr. Felipe de Frutos
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina.

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →
Page 5 of 9 «...34567...»