Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Resección de tumor hepático con grapadora GIA.

El caso que nos ocupa hoy es el de un perro de 14 años, que se presenta en consulta remitido por una alteración hepática en una analítica rutinaria.

Le realizamos una ecografía abdominal y visualizamos una masa de gran tamaño entre el hígado y el bazo, como se ve en la siguiente imagen.

Para confirmar el diagnóstico, le realizamos un TAC con contraste, que nos verifica que la masa pertenece al hígado, más concretamente en el lóbulo izquierdo, además gracias al tac, podemos ver que no hay metástasis a otros órganos y nos ayuda a planificar la cirugía.

Decidimos realizar una hepatectomía parcial del lóbulo para extirpar el tumor, y para hacerlo más fácil, nos ayudamos de unas grapadoras automáticas tipo GIA, para controlar el sangrado durante la cirugía.

El primer paso es exteriorizar y aislar el tumor en el lóbulo a reseccionar.

dav

dav

A continuación, marcamos la línea de corte del hígado, poniendo una rama de la grapadora por un lado del lóbulo y haciendo una incisión en la cápsula de Glisson, esta incisión la agrandamos de manera digital sin llegar a lesionar los vasos internos del hígado. cuando ya está lo suficientemente separado, ponemos la otra rama de la grapadora y la cerramos del todo.

dav

dav

Antes de cerrar la grapadora, hemos retirado la cuchilla interna, para que nos queden 4 filas de grapas haciendo hemostasia. Cortamos el hígado por encima de la grapadora y esperamos unos minutos para que se produzca la hemostasia.

dav

dav

dav

Los pequeños vasos sanguíneos del parénquima, los cauterizamos con un electrobisturí monopolar con el cabezal de bola, que hace hemostasia sin dañar ni cortar nada.

dav

dav

Para terminar, utilizamos una lámina de celulosa para tapar el defecto del hígado y absorber pequeños sangrados. Durante la recuperación, además, le pusimos una bolsa de plasma, que le aporta más factures de coagulación y cicatrización, y evita hemorragias.

dav

dav

Gracias a todas estas medidas, conseguimos una resección del tumor, rápida, perfecta y segura para el animal. De hecho, esa misma tarde se fue para casa completamente normal y no ha tenido ninguna complicación postquirúrgica.

La anatomía patológica nos confirma que la resección ha sido completa, y, aunque se trata de un carcinoma hepático, tras la cirugía, el pronóstico es bueno, y el paciente se recuperará perfectamente.

Dr. Felipe de Frutos.

Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.