Fracturas

Es uno de los problemas más habituales en la clínica de traumatología, las fracturas de huesos suelen ocurrir después de atropellos, caidas, disparos, golpes, etc. En la mayoría de los casos el tratamiento de elección es quirúrgico, ya que los resultados son infinitamente mejores que con otras técnicas. La gran parte de la fracturas las resolvemos mediante la aplicación de fijación interna, con placas, tornillos, agujas, cerclajes, etc, y algunas con fijadores externos, si vemos que la fijación interna no está indicada.

Existen dos teorías principales a la hora de resolver fracturas, la teoría del jardinero, en la cual no somos tan invasivos a la hora de reducir todos los fragmentos y dejamos que el cuerpo actúe y se reorganice.

Y la teoría del carpintero, en la cual intentamos reducir perfectamente todos los fragmentos de la fractura mediante tornillos de tirafondo y estabilizamos la fractura mediante una placa, para darle toda la estabilidad posible a la fractura.

En función de la fractura elegiremos una teoría u otra.

Fracturas más frecuentes: Mandíbula, húmero, cúbito y radio, cadera, fémur, tibia, metacarpianos.

 

Fractura de húmero - Fractura de fémur

Fractura de húmero – Fractura de fémur

Fractura-de-columna

Fractura de columna

Fractura distal de fémur                                                        Fractura de tibia

Fractura distal de fémur – Fractura de tibia

Fractura múltiple de cadera - Fractura de metatarsianos

Fractura múltiple de cadera – Fractura de metatarsianos

 

Fractura-mandibular-fijador

Fractura mandibular con fijador

Fractura-de-codo,-cúbito-y-radio

Fractura de codo en Y – Fractura de cúbito y radio