Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Shunt Porto-sistémico extrahepático en un Yorkshire Terrier. Resolución quirúrgica con banda de celofán.

Para variar un poco de la trauma, publicamos una entrada hablando de una patología hepática bastante común y que tiene una resolución quirúrgica.

Por definición, un shunt porto-sistémico es una comunicación congénita entre el sistema portal y la circulación sanguínea normal, generalmente se produce a través de un vaso anómalo que comunica la vena porta, que es la que lleva la sangre al hígado a detoxificarla, con la vena cava, que es la que lleva sangre de los órganos y tejidos.

Puede haber variantes de los vasos que comunican, gástrica izquierda, esplénica, ácigos, etc, pero son casos menos frecuentes.

Además, hay que diferenciar entre los que se producen fuera del hígado, que son los más comunes, y los intrahepáticos, más infrecuetnes.

El caso que nos ocupa, es el típico paciente, raza Yorkshire, que con 4-5 meses empieza a tener episodios de problemas digestivos, vómitos y diarreas, y que, además, después de comer, se queda mareado y como si estuviera sedado.

Tras realizar una serie de analíticas, se sospecha de que se pueda tratar de un posible shunt, así que el siguiente paso es confirmarlo y localizarlo. Ésto se puede hacer mediante ecografía doppler, pero actualmente, el mejor medio de diagnóstico es realizar un TAC con contraste, ya que se ve perfectamente la comunicación, y si hay más de una.

En el tac se ve claramente que tenemos un Shunt extra hepático que comunica la porta con la cava:

Durante un tiempo se le pone una medicación que mejora la sintomatología, para que el animal esté más fuerte y preparado a la hora de realizar una cirugía, con el objetivo de cerrar la comunicación y curar al animal.

En la cirugía, lo primero que hay que hacer es localizar el vaso anómalo o shunt, para ello desplazamos el paquete intestinal a la izquierda del animal, y localizamos la vena cava, entre el riñón derecho y el hígado, no debe haber ningún vaso que salga hacia la porta, por lo que se localiza fácilmente el shunt, que además, tiene un flujo turbulento hacia la cava:

El siguiente paso es hacer una disección cuidadosa del vaso con una pinza roma de 90 grados, para poder pasar una banda de celofán alrededor del mismo:

Pasamos la banda de celofán delicadamente, esta banda tiene una función de cerrar el shunt progresivamente, poco a poco, ya que va formando una fibrosis que cierra el vaso en 3 -4 semanas. El shunt no se puede cerrar de golpe, ya que produciría una hipertensión portal en el hígado y el paciente fallecería.

La banda de celofán no se aprieta, simplemente la cerramos con dos hemoclips alrededor del shunt y esperamos que haga su función en las próximas semanas.

En un tiempo se vuelven a realizar nuevas analíticas que nos indiquen si la función hepática se ha restablecido y se puede empezar a retirar la medicación. 

Dr. Felipe de Frutos.

Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

 

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.