Blog

Aviso: El contenido de este blog puede herir la sensibilidad del usuario

Posts Tagged Fractura de tibia perro

Fractura articular conminuta de tibia y luxación tibio tarso en una perrita Yorkshire.

El caso de hoy es uno de los más complejos que hemos resuelto últimamente. Se nos presenta en consulta una perrita de 8 años de 3 kg de peso, que ha sido atropellada por un coche y que no se levanta de la extremidades posteriores. Además, vemos un fragmento de hueso de la tibia a través de la piel y el tarso se muestra muy inestable.

Le hacemos radiografías y vemos en la pata derecha, una fractura distal de tibia con varios fragmentos que llegan hasta la articulación del tarso, desestabilizando la articulación. En la izquierda, además, presenta la perra una luxación de la articulación de la cadera.


Visto el destrozo, planteamos tratar de salvar la extremidad de la fractura, aunque la articulación está muy dañada. Para ello, diseñamos una placa especial, hecha a medida para esta perra por Beta Ingeniería, con la cual, poder reparar al mismo tiempo, la fractura de tibia y realizar una artrodesis de tarso para estabilizar la articulación.

De esta forma, conseguimos solucionar los dos problemas en un mismo tiempo quirúrgico. Lo primero que hacemos es abordar la tibia y reducir la fractura de tibia, para ello nos ayudamos de unas agujas, que reducen temporalmente los fragmentos mientras realizamos el fresado de la articulación y moldeamos la placa antes de ponerla en el hueso.

dav

dav

La placa la ponemos de manera tradicional, poniendo el primer tornillo en el astrágalo y, a continuación el más distal y luego el más proximal. Muchos de estos tornillos son de bloqueo, para favorecer la estabilidad y rigidez del proceso y acelerar la consolidación del hueso.

dav

Añadimos un producto llamado Bio-fast, fosfato bicálcico, para favorecer la osteoconducción, justo en la zona que hemos fresado y facilitar la fusión de la artrodesis.

dav

dav

dav

Cerramos la piel y realizamos la radiografías para valorar la cirugía, en donde vemos que todo está como hemos planeado. En la otra extremidad, hacemos una artroplastia de escisión de la cabeza del fémur.

 

A las 2 semanas realizamos unas radiografías de control, en donde vemos que se está consolidando el hueso y la perra, además, utiliza la pata perfectamente.

3 meses después, revisamos radiográficamente la operación, y vemos que el hueso y la artrodesis, están perfectamente consolidados.

 

Podéis ver cómo camina en este vídeo. Estamos muy contentos por el resultado, ya que, en un primer momento se llego a plantear la amputación de una extremidad, y hemos conseguido que quede muy bien.

DR. Felipe de Frutos.

Clínica veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

2 casos de facturas proximales de tibia en cachorros en crecimiento.

Las fracturas en cachorros en crecimiento tienen la complicación de que existen líneas de crecimiento en los hueso que deben de ser respetadas, si no, se provocaría un crecimiento anómalo al cerrarse prematuramente alguna de ellas.

En esta entrada, presento dos casos muy parecidos y que no son muy comunes, fracturas de tibia proximal pero sin llegar a las fisis de crecimiento, en perros, además, muy chiquititos. Como se ve en las radiografías:


Caso 1


Caso 2

Lo ideal, es estabilizar con mucha rigidez estas fracturas, para que se produzca lo antes posible una unión del hueso y que el perrito crezca sin problemas, para ellos utilizamos en los dos casos dos placas en forma de trébol, para tornillos de 2 mm de grosor, que permiten poner tres tornillos en la parte proximal, que es en donde menos espacio hay, y así dejarla fractura lo más estable posible, sin invadir las líneas de crecimiento.

 

Caso 1

 

Caso 2

 

La reducción de ambas fracturas es excelente y los tornillos no tocan las fisis, aunque en un caso se quedan  muy cerca y puede dar la sensación de que la cruza en una proyección, pero en la lateral se ve que no.

Caso 1

Caso 2

El resultado final en ambos casos es excelente y se desarrollaron con normalidad. Con lo que deducimos, que la fijación interna rígida con placa en forma de trébol, es un excelente método de resolución de este tipo de fracturas, aunque puede haber otros igualmente válidos.

Dr. Felipe de Frutos.

Clínica Veterinario El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura oblicua de tibia en una cachorra de labrador de 4 meses.

Las fractura en los cachorros se suelen caracterizar por ser muy oblicuas, ya que al ser huesos muy blandos, tienden a romperse como si fueran una caña de bambú o un tallo verde.

Esto puede complicar mucho su resolución a la hora de poner los implantes sobre el hueso, ya que nos dejan muy poco sitio para trabajar. Como nos pasó en el caso de la siguiente cachorrita de 4 meses a la que se le cayó un madero sobre su pata, las radiografías dejan claro que hay una fractura muy oblicua de tibia:

 

Durante la cirugía, después de reducir la fractura, utilizamos dos tornillos de compresión entre los dos fragmentos para aportar más estabilidad y rigidez al sistema de fijación.

Después aplicamos una placa de bloqueo para tornillos de 2.4 – 2.7 mm para fijar el hueso, esta placa nos ayuda en este caso ya que en la zona más cercana a la línea de fractura puedo utilizar tornillos más finos, para dañar menos el hueso, y en las zonas más separadas de la fractura, tornillos más robustos. Hay que procurar no tocar las líneas de crecimiento, lo que complica un poco más la resolución de estas fracturas.

El resultado final es muy satisfactorio.

 

A los 21 días de la intervención, revisamos al animal para hacer unas radiografías de control, y vemos que el hueso está perfectamente consolidado. de hecho, en las radiografías se observa como el perro ha seguido creciendo, ya que las líneas de crecimiento no se tocaron durante la cirugía.

También es normal en cachorros ese sobrecrecimiento del hueso sobre los implantes, que nos da una mayor robustez al callo óseo. La perrita ya hace vida completamente normal.

Dr. Felipe de Frutos
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura de tibia resuelta por MIPO. Osteosíntesis de mínima invasión.

Se presenta un caso de una fractura de tibia conminuta en un perro de unos 30 kg, que se ha fracturado la extremidad tras una mala caída jugando.
La principal dificultad de la fractura radica en el hecho de que en el foco de fractura hay muchos fragmentos no reducibles. Como se puede ver en las radiografías.

LAIA0003

LAIA0002

Por esto decidimos emplear una técnica de mínima invasión, y así no tocar el foco de fractura, para no desvascularizar el hueso, es lo que se llama MIPO (minimal invasive plating osteosintesis)
Abrimos dos pequeñas incisiones por proximal y por distal, alineamos el hueso, moldeamos la placa y la pasamos por debajo de la piel y la musculatura de un abordaje a otro.

DSC_2297

Con esto se consigue reducir la fractura y a medio plazo es mejor, ya que el callo óseo que se forma es más rápido y sano.
Atornillamos la placa, en este caso una placa de elongación, por proximal y distal, y cerramos de la manera habitual.

DSC_2299

DSC_2301

En las radiografías postquirúrgicas se observa una correcta alineación del hueso. El resultado es muy bueno y la perra empieza a hacer vida normal desde el el primer día.

LAIA0000

LAIA0001

Dr. Felipe de Frutos.
Clinica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura patológica de tibia con contractura de músculos gastronemios y tendón de aquiles.

Posiblemente el reto quirúrgico más espectacular que hayamos operado nunca en la clínica. Es un caso largo que requirió 4 cirugías en 5 meses de trabajo, pero era un caso muy especial. Vamos a tratar de resumir:
Llega a consulta una perra mestizo de caza, de un año de edad, que ha sido operada varias veces, en otro centro, de una fractura de tibia, que ha tenido varias complicaciones, a nosotros nos llega sin apoyo de la extremidad y una contractura que no le deja doblar el tarso para apoyar la planta de los dedos, os pongo un vídeo para que os hagáis una idea de lo que era:

Ésto que veis, es lo máximo que puede llegar a flexionar la pata.

principio

Al hacerle radiografía, vemos que tiene una placa con tornillos en la tibia, pero muy poco hueso, además, la placa se ve a través de la piel, por lo que es necesario quitarla.

LAIKA1

LAIKA2

La primera cirugía consiste en quitar esa placa, para preparar el hueso y hacer una artrodesis en la articulación en una segunda cirugía.

La placa sale sin dificultad, pero al día siguiente, debido a que el hueso estaba sobreprotegido por la placa y muy débil, se parte la tibia, lo que cambia el planteamiento de la siguiente cirugía.

laika3

LAIKA4

Segunda cirugía: Consta de varias partes, en un primer tiempo, tenemos que hacer un alargamiento del tendón de Aquiles, para que la articulación pueda doblarse en un grado normal.
La segunda parte consiste en reparar la fractura de tibia y hacer la artrodesis, o fusión de la articulación en un mismo tiempo.
Para ello utilizamos una placa especial hecha a medida, con la forma de la pata y que nos permite operar todo de una vez.

1

Para que el hueso suelde mejor, aplicamos en la fractura un producto, llamado Truscient, que son unas proteínas recombinantes que ayudan al hueso a soldar más rápido y mejor:

2

Antes de cerrar, suturamos de nuevo el tendón de Aquiles, pero ahora un poco más largo.

3

Éste es el resultado final de la segunda cirugía.

LAYKA6

LAYKA5

La perra empieza a apoyar bastante pronto, pero surge otro problema, debido a la contractura crónica que ya sufría, los tendones flexores de los dedos no permiten que apoye con la palma de los dedos, sino con el dorso, produciendo heridas y dolor.

4

Así que nos vemos obligados a hacer una tercera cirugía, en la cual, lo que hacemos, es cortar todos los tendones flexores de los dedos, lo que permite que los dedos se puedan estirar y apoyar connormalidad.

6

7

Aquí podéis ver el resultado al final de la cirugía.

8

La perra empieza a apoyar mucho mejor, pero surge otra complicación, después de 2 meses, la piel se empieza a abrir y parte de la placa queda al aire, así que hay que retirar la placa, pero es muy pronto y se puede volver a partir el hueso, así que hacemos una cuarta cirugía, en la cual, cambiamos la placa por un fijador externo transarticular, que soporte la consolidación de la fractura y de la artrodesis al menos 6 semanas más.

2

3

Según va pasando el tiempo la perra va apoyando cada vez mejor, así que vamos retirando las agujas del fijador progresivamente:

laika al mes0000

fin

Hasta que llega un día, 5 meses después, que retiramos todos los implantes del hueso y la perra empieza a caminar utilizando las cuatro patas de forma bastante normal, como podéis ver en el siguiente vídeo:

Agradecer a los propietarios la paciencia y su colaboración en este caso, y le deseamos que, a partir de ahora, la perrita tenga una buena y larga vida.

Dr. Felipe de Frutos.
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →

Fractura de tibia espiroidea y distal en un perro de caza. Distal and espiroid tibial fracture in a hunting dog.

Las fracturas de tibia son relativamente frecuentes en la clínica diaria. El caso que nos ocupa hoy es el de un perro de caza que vuelve sin apoyar la pata después de un día de trabajo.
Realizamos varias radiografías y diagnosticamos una fractura de tibia. Con el agravamante de que se trata de una fractura muy distal y espiroidea, lo que va a complicar su reducción y fijación.

COHETE001

COHETE002

En este caso, pensamos que la mejor alternativa sería la aplicación de una placa con tornillos, poniendo varios tornillos a través de la fractura, para darle más estabilidad.
Además, hay que tener mucho cuidado de no meter ningún tornillo dentro de la articulación, ya que estamos muy cerca.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Al terminar la cirugía, vemos que la reducción de la fractura es perfecta, y no hay ningún tornillo que moleste en la articulación.

cohete2003

cohete2001

La recuperación de este perro fue excelente y pudo recuperar su vida rutinaria de una forma normal. Incluso para poder cazar otra vez.

Dr. Felipe de Frutos
Clínica Veterinaria El Parque. Talavera de la Reina

Posted in: Blog

Leave a Comment (0) →